Evaluación de programas educativos

educacion - evaluacion - Evaluación de programas educativos

Evaluación de programas educativos

La evaluación de programas educativos, supone un conjunto de destrezas y habilidades orientadas a determinar si los servicios prestado son necesarios, si se utilizan, si son suficientes, si se dan en los términos planificados, si ayudan dentro de un costo razonable o si incuso, provocan efectos no deseados.

Existen así, diferentes intenciones a la hora de evaluar los programas:

  • Seguimiento: para saber si el programa es eficaz o no e introducir modificaciones en el diseño

  • Identificar proyectos y problemas

  • Desarrollar programas pilotos para mejorar la eficacia

  • Identificar efectos diferenciales en diferentes poblaciones

  • Para determinar la relevancia y la valide de los princpios del programa

Scriven, diferenciará entre evaluación Formativa (orientada a la mejora) y Sumativa (centrada en el impacto y los resultados del programa).

Por otra parte, hay tres formas de establecer la relación entre el desarrollo del programa y la evaluación:

Causal: siguiendo el modelo de objetivos.

Fortuita: la relación se atribuye al azar o a variables externas

Independencia: Scriven propone que los evaluadores desconozcan los objetivos del programa para centrarse en los efectos reales.

La elección de un modelo evaluativo, supone elegir una teoría epistemológica y de concepción de la realidad. Los modelos sirven para conceptualizar el campo de la evaluación y proporcionar un lenguaje común que permita debatir puntos y temas conflictivos.

  1. Modelo de objetivos y comportamiento (Enfoque de Tyler Bloom)

La evaluación se encarga de definir los resultados y los objetivos del programa, de manera que la tarea del evaluadora, consiste en ver hasta qué punto esos objetivos fueron alcanzados.

Este modelo de evaluación utiliza objetivos mesurables como parámetro comparativo para lo cual utiliza diseños experimentales y cuasiexperimentales.

Debilidad: la definición de los objetivos a veces es arbitraria. El conocimiento previo de los objetivos puede sesgar el resultado de la evaluación (Scriven).

  1. Análisis de Sistemas (Rossi y Freeman)

Este modelo se basa en la microeconomía aplicada al área de servicios humanos. Se basa en el análisis de costo y beneficio.

La evaluación debe ser objetiva de manera tal que cualquier otro grupo de investigadores, arribe a las mismas conclusiones. En este modelo, son sinónimos la objetividad y la fiabilidad.

Los datos son reducidos a unos pocos indicadores para realizar el cálculo costo-beneficio y determinar la eficacia del programa.

Debilidad: La complejidad del programa queda muy reducida e ignora los intereses de los que participan en el programa.

  1. Toma de decisiones (Stufflebeam/Patton)

Este modelo, también denominado CIPP (porque considera las variables Contexto, Imput, Proceso, Producto), se caracteriza por estar orientado a la toma de decisiones. Así, la evaluación se estructura en función de la decisiones que deben tomarse.

Debilidad: aumenta el riesgo en el uso de resultados.

  1. Enfoque libre de objetivos (Scriven)

El evaluador no debe conocer los objetivos para evitar un determinado perfil en el estudio de los resultados. El evaluador debe ser un experto capaz de evitar un perfil determinado debido a sí mismo, como a factores externos para determinar causalidades en condiciones no experimentales.

Debilidad: el evaluador puede sustituir los objetivos del programa por los propios. Scriven lo resuelve centrando el resultado de la evaluación en el producto que el programa ha generado, que es más objetivable, desvinculado la subjetividad del evaluador.

  1. Enfoque de la crítica de arte

Es empírico y cualitativo, ofrece conocimiento de la cualidad y la calidad que posee el objeto para poderlo valorar.

  1. Enoque participativo (Acreditación profesional o cuasi legal)

Considera los aspectos importantes para el público, de manera que aumenta la participación más que en otros modelos.

  1. Estudio de casos

El objetivo central es el de mejorar la comprensión y el conocimiento del objeto evaluado. Se plantea la representación del programa como un proceso y ofrece una visión de su perspectiva como la de todos los que participan en él.

El valor básico de este estudio es que aparecen representados múltiples intereses. El papel del evaluador es en parte el de un intermediario de información entre los diferentes grupos participantes.

Stakes observa que son narraciones descriptivas que muestran la complejidad de situaciones del mundo real, y en donde la comparación que se establece a parece de forma implícita. Desde el punto de vista metodológico se puede trabajar tanto cuali como cuantitativamente, pero la primera modalidad es tan preponderante que el enfoque queda marcado por sus características.

Debilidades: aparente subjetividad y dificultad para representar los intereses de forma equilibrada.

Las técnicas utilizadas para el estudio de casos son las entrevistas, las observaciones, los estudios de cuestionarios y las preguntas abiertas.

Por otra parte, este método presenta como dificultad el hacer generalizaciones aún cuando sus informes son muy accesibles.

  1. Etnográfica (Santos Guerra)

El enfoque etnográfico, es una de las opciones metodólogicas dentro del paradigma cualitativo e implica conocer de qué manera funcionan las escuelas para comprender y mejorar las actuaciones. Este enfoque tiene en cuenta aspectos como el contexto diacrónico y sincrónicos, los intercambios sociales, una investigación interpretativa de los hechos, la considearación de los procesos, combinar la evaluación interna y externa, etc

Dice Santos Guerra que el propósito principal de la evaluación desde esta perspectiv es conoer cómo y por qué funcionan de una manera determinada los centros. El objetivo es comprender y explicar su naturaleza para mejorar la práctica, enriqueciendo la toma de deciones.

G.C.

 
comparte esta página en:

© Copyright 1999-2014 idoneos.com | Política de Privacidad